México frente al COVID-19 ¿Estamos superando la Pandemia?

 

Casi 9 meses desde que el Coronavirus llegó a México, ¿cómo impacto el sector socio-económico y realmente hay una recuperación?

Los casos de Coronavirus (COVID-19) en México están llegando al millón de infectados, una epidemia que definitivamente se encuentra fuera de control, ya que el sector salud mexicano no estaba listo para enfrentarla, así como muchos otros sectores.



Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo en la Asamblea General de la ONU que, para enfrentar la crisis sanitaria y económica del país se ha implementado una estrategia constituida por ahorro, austeridad y asistencia a los sectores vulnerables de la población. Sin embargo, con una economía aún bastante desestabilizada, un gobierno reciente encargado de implementar programas para beneficio de unos pero desamparando a muchos otros; cómo es el caso de los recortes presupuestales que se siguen realizando, miles de mexicanos emprendedores tuvieron que frenar sus proyectos, cerrar sus negocios, padres de familia que se quedaron sin empleo y tuvieron que recurrir a la banca privada para así proveer a sus hijos del material necesario con el objetivo de darle continuidad a sus estudios.



Pese a todo ello, en el tercer trimestre del año el PIB repuntó un 12% debido a la reapertura comercial, generada a partir de la implementación del semáforo de riesgo epidemiológico. Siendo apenas esto un poco de todo lo que se ha estado perdiendo debido la crisis que enfrentamos.

Lo que se puede transformar en un panorama alentador se va desvaneciendo con las advertencias de un nuevo «rebrote»…

Se esperaba un alza en los contagios por COVID-19 en el mes de Octubre, sin embargo, no puede existir tal cosa debido a que las cifras nunca han ido en descenso, contrario a lo postulado, México ha ido elevando su número de contagios desde que comenzó el cierre de actividades en febrero de este año.
Establecimientos que apenas comenzaban a operar se ven amenazados ante otro posible cierre indefinido, no hay fecha prevista de regreso a las aulas escolares y, por ende, al cerrarse de nuevo miles de negocios el flujo económico va a detenerse.


El COVID-19 sigue entre nosotros, sigue en los hospitales y entre las multitudes que aún no logran comprender el concepto y beneficio de la «sana distancia», a nuestro país le costará adaptarse a esta “nueva normalidad”, pero es obligatorio e impostergable que lo haga, la infraestructura sanitaria no es suficiente para más contagios y la economía se encuentra en condiciones cómo para más empresas en quiebra.