Los Tuxtlas y su tabaco

Común de verlos al recorrer las carreteras de Los Tuxtlas, el tabaco es un un producto característico de San Andrés Tuxtla.

 

El Valle de San Andrés Tuxtla, localizado al borde del Golfo de México, en el sur del estado de Veracruz, es la cuna del mejor tabaco para puros en México y el punto central en donde se concentran las principales fábricas de Puros Mexicanos.

Dicho valle es caracterizado por ser atravesado por múltiples arroyos y estar rodeado de montañas y volcanes (Algunos más escondidos que otros), que se caracterizan por brindar a la tierra a su alrededor una serie de propiedades físicas, químicas y mineralógicas únicas, que lo hacen agrícolamente superior a otros tipos de suelo para la siembra del Tabaco.
La familia de Jorge Ortiz Álvarez, presidente de Puros Santa Clara, S.A. de C.V., ha estado implicada en el negocio del tabaco desde antes de la revolución mexicana utilizando para la plantación del tabaco la tierra situada en el valle de San Andrés Tuxtla.

Santa Clara es el nombre del rancho en el cual se han obtenido las mejores cosechas; por tal motivo, nuestra fábrica lleva ese nombre y una de sus principales marcas se denomina de la misma forma “Santa Clara 1830”.

SANTA CLARA: RENACIENDO DE LAS CENIZAS
En sus inicios, la producción de los puros se comenzó con tan sólo 2 trabajadores en 1967, buscando primeramente una propia identidad, lo cual lo hizo probar diversas mezclas, hasta encontrar la que hoy nos caracteriza.
Para 1968, la fábrica de Puros Santa Clara fue fundada oficialmente y en 1972 ya había crecido a 40 empleados. En 1975, se abrieron nuevos espacios en la fábrica, se tuvo que ampliar debido al crecimiento que se estaba experimentando.

Pero en 1983, la fábrica sufrió un infortunado incendio y se destruyó por completo, dejando sólo cenizas a su alrededor; sin embargo la producción sólo se detuvo 2 días; pues aunque se perdieron moldes, prensas, cajas, etiquetas, etc., los stocks de tabaco no se perdieron debido a que se encontraban en otros almacenes.

Hoy a 34 años después de aquel infortunio les hizo detenerse, hen crecido, y lo comprueban sus nuevas mezclas, marcas y violarios, introducidos al mercado exterior el cual se califica por ser muy exigente y con grandes competidores.