Elecciones 2021 en Los Tuxtlas, participación política de la mujer.

En Veracruz hay más de tres millones de mujeres, sin embargo se considera que hay pocas oportunidades políticas y sociales para ellas ¿por qué?…

 

“De nada valdría un movimiento femenino en un mundo sin justicia social” -Eva Perón.

A poco más de 65 años de que en México se otorgara a las mujeres el derecho a la participación política por medio de la emisión del voto y hacer del sistema político mexicano una democracia inclusiva, la violencia de género sigue siendo un obstáculo a la hora de ejercer este derecho.


En 2018 la paridad de género se hizo presente en ambas cámaras legislativas, quedando conformada en un 50.8% la representatividad de los hombres y un 49.2% la de las mujeres, mientras que en el Senado de la República resultó en un 51% de mujeres y un 49% de hombres, ocupando las mujeres 244 curules de los 500 existentes en San Lázaro y 63 de los 128 en la Cámara Alta.
Pese que México está conformando una democracia inclusiva hay que ver el trasfondo que tiene el que una mujer logre ocupar un puesto de elección popular o incluso llegar a ser candidata a éste, es ahí donde está el verdadero reto ¿Qué significa la participación política de la mujer en México?


Se comienza desde las disputas dentro de los partidos a la hora de escoger candidato, rara vez por no decir nunca, una mujer es elegida como primera opción, la mayoría de mujeres que logran ser candidatas a un puesto de elección popular son propuestas debido a la ley de Paridad de Género la cual a partir de la Reforma Electoral del 2013 en la Reforma Constitucional se establece en el artículo 41 el principio de paridad entre los géneros en candidaturas a legisladores federales y locales. Lo anterior desemboca en que la razón principal por la que las mujeres logran contender es porque es una condición electoral no por sus capacidades, liderazgo u objetividad (aunque los tengan) y eso es preocupante.
Por otro lado se presenta otra problemática cuando ya logran ser candidatas, surgen comentarios de misoginia, descalificación por ser mujer, desventajosos y ataques verbales en general, la violencia llega a tal grado de las agresiones físicas, sexuales e incluso en feminicidios.
Lo anterior mencionado deja ver las problemáticas que enfrentan las mujeres en el núcleo político mexicano, pues a más de 65 años de otorgarle derechos electorales la visualización de la mujer ocupando el máximo mando como Presidenta de la República es bastante lejano y por muchos tan siquiera concebido, comprender que no se es mejor o peor por el hecho de ser hombre o mujer, marcaría sin duda una nueva etapa en el sistema político del país, los derechos están establecidos, sin embargo, hay que trabajar mucho para ejercerlos.